¿Es posible alcanzar la eficiencia energética en industria?

23 Sep, 2022

La eficiencia energética es el propósito de mantener una cierta actividad energética cuyo consumo sea lo menos elevado posible. Para alcanzar nuestro objetivo hay muchos factores a tener en cuenta, por ello. Además, tal y como se presenta el precio de la luz y su futuro es algo muy a tener en cuenta. Además de ser un factor que contribuye a la conservación del medio ambiente, puede ser motivo para que nuestra empresa sea premiada por diferentes entidades y así mejorar la imagen de la empresa frente a sus competidores.

 

Estos son algunos consejos que te dejamos para evitar sobrecostes en la factura de la luz en el sector industrial:

 

1 Compromiso del equipo

Tener un personal comprometido es esencial para poder desarrollar nuestra actividad de la manera más eficiente a nivel energético. Se puede hacer una gran inversión y dedicar numerosos recursos con la intención de que se vea reflejado en la factura pero la responsabilidad real de la buena marcha del proceso recae en las personas. Es esencial una predisposición por su parte para lograr nuestro objetivo.

 

Son muchos los ejemplos de empresas que gracias a su equipo han conseguido grandes resultados en eficiencia y ahorro. Es una opción que además de sencilla no implica ningún coste adicional.

 

2 Monitoreo y análisis del consumo

Cada parte de nuestro sistema energético tiene un gran valor, ya que supone un consumo. Este tipo de medidas que pueden llegar a tener un muy bajo o incluso nulo coste nos van a indicar qué partes son las que suponen un coste en el consumo que sea evitable.

 

Gracias a la instalación de sistemas de monitorización y análisis de energía minuto a minuto conseguiremos tener un pleno control del entorno. Además las alertas que estos sistemas de monitorización permitirán prevenir averías en los equipos. Existe una gran variedad de equipos en el mercado, con diferentes rangos de precio y diferentes funcionalidades.

 

3 Cuidado con lo que contratas

La potencia contratada es la cantidad de KW que pueden estar funcionando simultáneamente. Cuando se contrata una mayor potencia, más aparatos se pueden tener conectados a la vez. Hay ocasiones en las que estos contadores están mal configurados y puede que no se puedan utilizar a la vez todos los equipos que se deberían o que la factura se vea incrementada.

 

También tendrás que tener en cuenta el tamaño de la instalación, hay ocasiones que no llegamos al mínimo de potencia necesario por querer ahorrar y eso puede ser muy perjudicial para nosotros.

 

4 Instalación LED

Aunque parezca una obviedad, en cuestiones de iluminación, el led es el futuro, ya que con una mayor potencia lumínica, conseguimos un 80% de ahorro frente a los sistemas tradicionales. Por ello, a pesar de los costes que implica la instalación de focos y bombillas, merece la pena. Además existe una gran cantidad de fabricantes que 

 

5 Sustituir la maquinaria más antigua y obsoleto

Los equipos modernos tienen mucho más en cuenta el consumo, además dependiendo del sector industrial en el que nos movamos puede llegar a ser maquinaria de grandes dimensiones que supone un gran consumo. Llega un momento en el que hay que tomar la decisión de si nos conviene más hacer una inversión en un producto o seguir pagando lo que gasta el antiguo.

 

Estos consejos se pueden llevar a cabo desde el seno de la propia empresa. Si bien es cierto que su puesta en práctica puede suponer tener que invertir mucho tiempo, ralentizando en ocasiones nuestro trabajo. Una de las medidas que podemos tomar es externalizar este trabajo, hay muchas empresas que se dedican a la eficiencia energética en industria de manera profesional y pueden asesorarnos desde el conocimiento y la experiencia. Para ese escenario vamos a ver cómo es ese proceso.

 

¿Cuál es el proceso de una consultoría energética?

 

Cuando se trabaja en una instalación industrial se suele contar con equipos que suponen un gran consumo energético. Las consultorías energéticas sirven para saber cuál es el consumo energético que estamos realizando y posteriormente tomar una serie de medidas que permitan rebajar los costes de ese consumo manteniendo la actividad. Hay muchas empresas que se dedican a ello de manera profesional que trabajan para clientes que trabajan para clientes que buscan externalizar el proceso.

 

Cada vez un mayor número de países establece objetivos de eficiencia energética y planes definidos de trabajo, lo hacen adaptando nuevas leyes y actualizando las existentes para avanzar en este aspecto. Y muchas grandes empresas buscan también ser eficientes, tanto para reducir gastos como para tener un menor impacto medioambiental. 

 

Todas las empresas que se dedican a la consultoría energética siguen un proceso similar,estos son algunos ejemplos:

 

1 Saber cuánto consumen nuestros equipos

 

Lo primero que debemos hacer es saber cuánto está consumiendo nuestra instalación energética, tanto electricidad, como agua o gas. Es necesario comparar el consumo de nuestra maquinaria y compararlo con el contrato que tenemos con nuestra empresa energética.

 

Directamente vinculado con esto está el aislamiento térmico del edificio en el que desarrollamos nuestra actividad, ya que si no se encuentra en buenas condiciones puede haber graves pérdidas energéticas.

 

Posteriormente habrá que revisar todos los equipos que consuman energía como los focos que iluminan nuestras instalaciones, maquinaria pesada que utilicemos para nuestro trabajo, elevadores e incluso los sistemas de ventilación y climatizadores. 

 

Con estos tres pasos ya nos podemos hacer una idea de cual es la situación de la instalación. Es el punto de partida para poder realizar cambios.

 

2 Analizar las posibilidades que nos ofrecen los datos 

 

Con los datos sobre la mesa hay que ver qué factores podemos modificar para lograr nuestro objetivo: reducir el precio de la factura. En muchas ocasiones vemos que la potencia contratada no es la suficiente como para poder rendir de manera óptima. También puede que estemos pagando de más .

 

Otro escenario ante el que nos podemos encontrar es la mala calidad del aislamiento que se suele dar en edificios antiguos. La solución es la instalación de una fachada ventilada que permite alcanzar rápidamente la temperatura adecuada en el interior del edificio. Así se consigue dedicar menos recursos energéticos a la climatización.

 

En Ifisa acompañamos a tu empresa en el proceso de alcanzar la eficiencia energética, no te quedes con dudas y contacta con nosotros para cualquier consulta.

Únete a los líderes industriales ya registrados para no perderte nada